Cómo perder el trabajo gracias a Facebook

Los tiempos han cambiado, Internet se ha convertido en la principal vía para buscar un empleo. Gracias a la web, a los portales de empleo y a las redes sociales se han abierto nuevos canales de comunicación mucho más rápidos y universales.

Al hacerse la comunicación más sencilla con las empresas no debemos olvidar el caracter bidireccional de la web 2.0, ahora es más fácil para nosotros conocer información importante de nuestra empresa (o futura empresa), pero lo mismo sucede con nosotros, para una empresa es muy fácil conocer nuestros “trapos sucios” siguiendo nuestro rastro por Internet. Por lo tanto si no queremos echar piedras contra nuestro propio tejado tendremos que tener cuidado con lo que publicamos en nuestro blog, nuestro Twitter o en Facebook.

La primera impresión es la que cuenta, y si esa impresión es online en muchos casos va a consistir el 100% del conocimiento que va a tener una empresa de nosotros. En los tiempos que corren hay que cuidar, y mucho, la marca personal.

En la imagen de abajo tenéis una muestra (en inglés) de como perder un empleo por bocazas:

Empleo

Básicamente la trabajadora viene a quejarse de su trabajo y de su jefe con un vocabulario soez. La trabajadora olvidó que había admitido a su jefe como contacto en Facebook y este al leer su publicación en el muro le responde de manera muy dura despidiéndola.

Tened cuidado con lo que publicáis en las redes sociales, no son redes para amigos (para eso están las cafeterías y los bares) son redes con muchas implicaciones profesionales. Da igual que la empresa o el jefe a la que queréis poner a parir no formen parte de vuestra red, siempre puede haber algún contacto común con muy mala uva (o 2 neuronas) que decida “compartir” contenidos.

Este tipo de ataques a la empresa además pueden ser causa de despido procedente si el juez considera que se ha socavado la imagen de la empresa o que son una muestra de la falta de esfuerzo del trabajador. Así que si no cuidamos lo que decimos podemos terminar en el paro y sin indemnización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme